Buscar este blog

viernes, 7 de enero de 2011

La Escritura Automatica

escritura automatica

¿En qué consiste la escritura automática?
Un método defendido y utilizado por André Breton y los surrealistas en la primera mitad del siglo XX La escritura automática es una forma de hacer que aflore el subconciente.

Consiste en situar el lápiz sobre el papel y empezar a escribir, dejando fluir los pensamientos sin ninguna coerción moral, social ni de ningún tipo.
Es un método defendido y usado principalmente por André Breton y los surrealistas, en la primera mitad del siglo XX, considerando que de esa forma el yo del poeta se manifiesta libre de cualquier represión y dejando crecer el poder creador del hombre fuera de cualquier influjo castrante. Su propósito es vencer la censura que se ejerce sobre el inconciente, merced a unos actos creativos no programados y sin sentido inmediato para la conciencia, que escapan a la volundad del autor.Entonces compone directamente el inconciente, liberado de la censura.

Modo de empleo
Tomar un lápiz y un papel o sentarse frente al teclado de su computadora.
Relajarse.
No temer.
Observar.
A lo mejor la mano no quiere moverse, se queda quieta, como muerta, sin saber cómo ni por dónde empezar. Pero puede también que se ponga a marcar la hoja de papel enseguida, aunque sea un poquito sólo, al principio, antes de adquirir más fuerza y rapidez. Y puede también que se ponga a bailar frenéticamente desde el inicio. Puede que decida manchar o destrozar lo escrito anteriormente. Observar. Esto es todo lo que está permitido.
Está prohibido participar en el marcaje de la hoja de manera reflexiva, ni se puede interferir en el proceso, sólo cabe observar.

La regla es desaparecer, no intentar actuar. Pero es grato – a veces – sentir que su mano tiene una vida propia, tiene su propia energía, su ritmo, unas ideas propias insospechadas, y que sabe más de la cuenta. No se trata de reproducir ni de ilustrar, sólo de abrir nuevos canales creativos. En un momento, que es preciso reconocer por arte de magia, se para la composición. Está terminada. Ya no se puede ni añadir ni quitar nada.

Breton explica el proceso para realizar escritura automática en el Primer Manifiesto: "Haced que os traigan recado de escribir, tras haberos instalado en el lugar más favorable para la concentración de vuestro espíritu en sí mismo.

Colocaos en el estado más pasivo o receptivo que podáis. Haced abstracción de vuestro genio, de vuestro talento y del talento de todos los demás. Repetid para vosotros mismos que la literatura es el más miserable camino que conduce a todo. Escribid a prisa, sin tema pensado de antemano; lo bastante a prisa para no recordar y no veros tentados a releer lo escrito. La primera frase vendrá por sí sola, tan cierto es que en cada segundo hay una frase, extraña a nuestro pensamiento conciente, que está pidiendo exteriorizarse...".

Esto no era fácil y el propio Breton era conciente de las dificultades de mantener la arbitrariedad durante mucho tiempo, cerrándole el paso a la conciencia. "A continuación de la palabra que os parezca de origen sospechoso (conciente) poned una letra cualquiera, la letra L, por ejemplo, siempre la L, y al imponer esta inicial a la palabra siguiente conseguiréis que de nuevo reine la arbitrariedad".


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada